El sistema de transporte y los impactos en la salud – Parte 2: Gases contaminantes de efecto local

De otra parte un elemento casi silencioso en las mediciones, que influye fuertemente en la salud es la emisión de gases contaminantes de efecto local. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2016) estos gases inciden en la morbilidad derivada de accidentes cerebrovasculares, cáncer de pulmón y neumopatías crónicas y agudas, entre ellas el asma. Por lo tanto cuanto menores sean los niveles de contaminación del aire mejor será la salud cardiovascular y respiratoria de la población, tanto en el corto como en el largo plazo, y menores serán los gastos públicos por los costos de estas enfermedades. En el 2005 la OMS estableció directrices sobre calidad del aire, que dan una orientación sobre los límites para contaminantes locales que representan riesgos sanitarios. Estas directrices se aplican en todo el mundo y se basan en pruebas científicas sobre partículas (PM), ozono (O3), dióxido de nitrógeno (NO2) y dióxido de azufre (SO2).

Tomado de: OMS, 2011. Transporte Sostenible: Texto de Referencia para formuladores de políticas públicas de ciudades en desarrollo. GIZ: Eschborn

Existe una dificultad en la mayoría de ciudades de América Latina para estudiar la contaminación del aire, ya que no se cuenta con un sistema de medición adecuado de concentración de contaminantes. Datos resientes de la OMS(2016) afirman que en el 2014, el 92% de la población del mundo vivía en lugares donde no se respetaban las directrices sobre calidad del aire. Los datos muestran que el transporte individual (automóvil y motocicleta) es responsable por cerca del 85% de las emisiones contaminantes locales que perjudican la salud humana (CAF, 2011). En algunos países de la región se han estimado los efectos económicos de estos gases. Por ejemplo en Colombia las emisiones contaminantes del aire generan costos en salud equivalentes a 0.8% del PIB (USD 698 millones) (EMBARQ, 2011). Por esta misma razón en Lima – Perú, entre los años 1994 y 2011, llegaron a registrarse picos de costos económicos cercanos a los USD 166 millones  (Orihuela & Rivera, 2013).

En el más resiente informe sobre calidad del aire en Montevideo (IdM, 2016a) se acepta que Uruguay no cuenta con estándares de calidad de aire, aunque exista una propuesta elaborada por la DINAMA que actualmente se usa. Estos estándares se articulan con los objetivos intermedios de reducción progresiva de la contaminación del aire, elaborados por la OMS, que buscan avanzar hacia el cumplimiento riguroso de las directrices establecidas. A pesar de la existencia de límites de emisiones, no se garantiza la plena protección de la salud humana, ya que no se han podido determinar los umbrales mínimos de aparición de efectos adversos (IdM, 2016a).

Para citar un ejemplo, se puede analizar la emisión de partículas menores a 10 (PM 10 ) y a 2,5 (PM 2,5 ) micrometros, que pueden ingresar y alojarse en los pulmones. La exposición crónica a las partículas aumenta el riesgo de desarrollar cardiopatías, neumopatías y cáncer de pulmón (OMS, 2016). En montevideo a pesar de que algún valor de las mediciones de material particulado puede ser inferior al estándar de la DINAMA, los resultados exceden significativamente los umbrales de la OMS. Este mismo ejercicio puede hacerse para el ozono, dióxido de nitrógeno y el dióxido de azufre.

Continúa con la Parte 3

Etiquetas: , ,

No Comments

Leave a Reply