Movilidad y Accesibilidad. Parte 3: Hacia el cambio del paradigma

De esta manera, se sustenta la necesidad de avanzar hacia un modelo de transporte más equitativo, y en este aspecto la bicicleta tiene mucho por aportar. Ese modelo necesariamente tiene que desestimular el uso del auto y facilitar las condiciones para permitir el transporte en modos activos. Particularmente la tecnología de pedaleo asistido, puede motivar a que los usuarios del auto incorporen la bicicleta en sus desplazamientos cotidianos. También existe una oportunidad destacable de vinculación con las políticas públicas de movilidad, para que se generen incentivos económicos que permitan que más usuarios accedan a la tecnología. Esto hace parte de la tendencia de los gobiernos hacia la implementación de ventajas fiscales e incentivos a las prácticas y compras sostenibles como vehículos con cero emisiones de carbono, ligeros, y con alto rendimiento (Mollinedo, 2006).

Piramide de la movilidad urbana

Tomado de: ITDP, 2013. Piramide de la movilidad urbana. Disponible en: http://mexico.itdp.org/multimedia/infografias/jerarquia-de-la-movilidad-urbana-piramide/. Acceso 28-06-17

También debe ponerse en pauta la llamada discriminación positiva en los modos de transporte. Es decir establecer mecanismos económicos orientados a la reducción del uso del auto, y generar medidas favorables para peatones y ciclistas. La tecnología PAS se presenta como una herramienta que puede contribuir con los esfuerzos de la política de Movilidad del país en lo referente a la accesibilidad urbana. Además de permitir el disfrute y la articulación con la ciudad propias de la bicicleta convencional, la característica de minimización del esfuerzo de la tecnología PAS, amplía la franja de potenciales usuarios de la bicicleta incluyendo a personas adultas, personas en proceso de recuperación de lesiones o personas con algunas dificultades cardiovasculares o respiratorias.

Esto, junto con la posibilidad de que muchas personas incorporen la bicicleta en sus desplazamientos cotidianos hacia el trabajo o el estudio, ya que la tecnología permite superar una de las más frecuentes restricciones mencionadas para usar la bicicleta, asociada al esfuerzo, el cansancio y la sensación de transpiración. De esta manera la tecnología PAS además de aportar en los lineamientos estratégicos de accesibilidad urbana e inclusión social y transporte sustentable, fortalece la centralidad de la bicicleta como transporte activo y como alternativa real de movilidad para traer un cambio en el modelo de ciudad y en la calidad de vida de la ciudadania, como se propone desde las polìticas de movilidad (IdM, 2010).

No Comments

Leave a Reply